La litigiosidad ya está  instalada y es, lamentablemente, consecuencia de la colonización y contaminación intrínseca a la que se llegó a exponer al sistema de riesgos del trabajo. (http://www.ambito.com/863460-oposicion-frena-en-senado-ley-para-dinamitar-industria-del-juicio )

Muy poca importancia tiene a esta altura la intervención de los efectores de las prestaciones en especie clínica y/o remises y/o caranchos en las puertas de la SRT o centros médicos. Solo eso les sirve para dirimir con cuantos clientes se queda cada carancho porque los accidentados vienen aleccionados por parientes, compañeros de trabajo, vecinos, y otros, ya que se hizo vox populi lo conveniente de litigar.

foto-secundaria

Se han detectado casos comprobados en clínicas y sanatorios generales de gran renombre donde empleados infieles (que allí pasan inadvertidos por falta de procedimientos en seguridad informática y de investigación como los que tenemos en el  CMIFR)  informan a algún estudio de abogados en cuanto ingresa un accidentado laboral.

Más allá del contexto desfavorable en el que se encuentra el sistema de riesgos del trabajo con respecto a esto, el CMIFR sigue comprometido con la causa, aumentando sus acciones directas para combatirlo desde su lugar como prestador. Algunas prácticas actualmente en ejecución son:

  • Creación del departamento de asesoramiento y contención al usuario. Esta área se diseñó para lograr que los pacientes que vengan por un accidente o enfermedad del trabajo estén adecuadamente informados sobre las bondades del sistema y, de esta forma, disminuir el riesgo de captación por parte de los famosos ¨caranchos¨. Durante todo su tratamiento hasta el momento del alta, hay personal administrativo especialmente capacitado para otorgar la más completa información.
  • Contenido audiovisual en nuestro canal interno. El CMIFR cuenta con un canal interno donde se proyecta contenido de interés para los pacientes que se atienden con nosotros. Hay tips saludables, novedades institucionales pero también hay consejos para evitar ser mal asesorado por un abogado.
  • Patrocinio gratuito de CMIFR ante hostigamiento de los caranchos. Ante el informe de un paciente sobre un posible hostigamiento por parte de un abogado, le ofrecemos patrocinio gratuito para promover la denuncia al estudio jurídico que lo hostigó, contactándose a su celular o llamando indebidamente a un familiar.
  • Oficina de la S.R.T. Por suerte cada vez hay más consultas que pasan por aquí, siendo un espacio para que el paciente pueda resolver todas sus dudas y reducir el riesgo que vaya por caminos alternativos.
  • Desarrollo de la política interna de seguridad informática y fraude corporativo. Ampliamos la cantidad de acciones de control que tienen como objetivo la prevención de hechos fraudulentos por parte del propio personal detectando algunos desvíos que fueron resueltos en tiempo y forma.
  • Mejora de los procesos de atención: Debido a nuestra cultura de mejora continua, seguimos consolidando procesos eficientes de atención para que la atención sea de excelencia y el grado de satisfacción cada vez

No podemos dejar de destacar la importancia que tiene trabajar mancomunadamente con todos los actores del sistema de riesgos del trabajo (SRT, empleadores, pacientes, poder judicial) y, en especial, con las ART que día a día confían en nosotros para representarlas. Aquí se da una sinergia muy positiva con las áreas de investigación interna de las mismas en donde gracias a un trabajo en conjunto vamos detectando fraudes que de algún otro modo no sería posible hacerlo.