Tomarse unos días de descanso es fundamental. Después de un año laboral intenso es importante recuperar energías para encarar nuevamente el trabajo sin tropiezos. Pero no siempre resulta fácil relajarse y desprenderse del ritmo vertiginoso que impone la ciudad. ¿Cómo lograr unas vacaciones sin estrés?

 

vacaciones_cmfr

 

Llega el verano y las vacaciones se imponen. Todos necesitan “desenchufarse” de los problemas y del ritmo cotidiano para continuar el año con tranquilidad. La búsqueda esencial es reposar, detenerse, zambullirse en el ocio creativo, porque los riesgos de no parar implican consecuencias para la salud: las defensas disminuyen, el cuerpo se vuelve más permeable a las enfermedades, y podemos sufrir trastornos de sueño, ansiedad, falta de concentración, de apetito y fatiga. Sin embargo, aunque el tiempo de pausa es muy esperado, para muchos no es fácil relajarse. Surge la ansiedad de qué hacer con tanto tiempo libre, el temor al aburrimiento y es ahí cuando las vacaciones se convierten en una carrera por generar múltiples actividades que nos sumergen nuevamente en la rutina. Resulta difícil desconectarse de las nuevas tecnologías; muchos se van de vacaciones con el celular, la laptop, una carpeta con trabajo pendiente… Es muy importante para el cuerpo y la mente poder deshacerse de esas herramientas que “obligan” a estar conectados con las responsabilidades laborales.

CONSEJOS PARA UN BUEN DESCANSO:

  • Divertirse desde la planificación. Comenzamos a disfrutar desde el momento en el que proyectamos nuestro viaje ideal.
  • Encontrar un equilibrio entre el descanso y la actividad. Esta combinación genera gran secreción de endorfinas, las hormonas del placer, que permiten lograr el disfrute. 
  • Alimentarse sanamente. Consumir alimentos frescos y livianos: pescados de mar, poca carne roja, frutas, verduras, lácteos, e ingesta de abundante líquido.
  • Cambiar hábitos y rutinas que nos resultan agobiantes.
  • Dejar a un lado el celular y la computadora y cambiarlos por lectura recreativa.
  • Compartir tiempo con la familia y los amigos sin realizar planes agobiantes ni atarse a obligaciones. 
  • Disfrutar del ocio creativo. Caminar, escuchar música, ver una película.
  • Conectarse con la naturaleza.Pero sobre todas las cosas, las vacaciones ¡Son merecidas! ¡A disfrutar!