El estado nutricional y la productividad van de la mano. Una mala alimentación, disminuye un 20% el rendimiento de un trabajador.

nutricion_cmfr

La salud laboral tiene como objetivo fomentar y mantener el más alto nivel de bienestar físico y mental de los trabajadores y, a la vez, protegerlos en su trabajo contra los riesgos para la salud. Se trata de un elemento clave para impulsar el desarrollo humano y el bienestar económico de la población. Son muchas las medidas que se pueden tomar al interior de las organizaciones para promover una vida más equilibrada, una de ellas es preocuparse porque los miembros de la empresa mantengan buenos hábitos alimenticios. Una alimentación poco saludable genera un aumento en la prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles que producen consecuencias no deseadas para el desempeño laboral ya que implican aislamiento social, depresión, estrés, baja autoestima y un aumento de ausentismo significativo, asociado al incremento de las licencias médicas.

Una alimentación adecuada no sólo previene la aparición de estas enfermedades, sino que también, ayuda a enfrentar una situación que viven a diario la mayoría de los trabajadores: el estrés. Los alimentos pueden cumplir un rol fundamental en el manejo de situaciones estresantes, ya que son capaces de generar cambios en los neurotransmisores y neuropéptidos cerebrales que controlan nuestro estado anímico. El estado nutricional y el rendimiento laboral van de la mano. Un individuo pasa entre ocho y nueve horas diarias, los cinco días hábiles de la semana, en el trabajo. Consume entre dos y tres de las comidas principales en el ámbito laboral, por lo tanto, es un excelente espacio de re aprendizaje nutricional.

BENEFICIOS DE UNA BUENA NUTRICIÓN

Para las empresas:
Además de preferir ciertos alimentos sobre otros, hay algunas conductas alimenticias que son
recomendables a la hora de colaborar en la generación de nuevos hábitos:

  • Pensar el menú del comedor de acuerdo a las necesidades de los empleados, el trabajo que realicen y su estado de salud.

Por ejemplo se puede ofrecer:

  • Menú general › Menú diabético e hipocalórico › Menú hiposódico
  • Evitar los períodos prolongados de ayuno, incorporando dos colaciones saludables entre las tres comidas diarias.
  • Evitar los excesos en general, ya sean alimentarios, de bebidas altas en cafeína (café, té, bebidas energéticas, bebidas cola), de bebidas alcohólicaso de tabaco. Beber mucha agua.
  • Elegir alimentos frescos y evitar frituras y comida chatarra.
  • Suplantar en reuniones las medialunas o los sándwiches por frutas y barras de cereal. 
  • Comenzar a incorporar hábitos alimenticios saludables, genera cambios en el estilo de vida.
  • Crear conciencia, propicia un ambiente de trabajo más eficiente.