Tras sufrir un accidente fatal mientras realizaba su trabajo de recolector, Maxi Acuña llegó a la Santa Sede acompañado del gremio de camioneros.

Una noche mientras realizaba su trabajo de recolector, Maxi Acuña es embestido por un auto que iba a exceso de velocidad por la Av Juan B Justo. Como estaba colgado en la parte trasera del camión, el auto hace que quede atascado, motivo por el cual pierde ambas piernas. Su pronóstico inicial fue reservado, preparándose la familia para los trámites funerarios; sin embargo la Fe lo llevó a luchar por su vida.

“Mientras mis familiares sufrían en la tierra, yo estaba arriba charlando con Dios. Se me apareció una luz muy grande que me dijo que no tenía que estar ahí, que mi propósito era otro”, cuenta Acuña, quien en honor a su trabajo recibió de la Legislatura Porteña un homenaje, y consiguió la aprobación unánime en el Congreso de la Nación de decretar el 22 de marzo, día de su accidente, como Día del Recolector.

“Viajando para la CGT me suena el celular y veo que dice ‘Número Privado’.

-‘Te habla Francisco Bergoglio’.

-‘¿El Papa?’, dije yo.

-‘Sí, soy Francisco Bergoglio’”

Cuenta Acuña, mientras ríe recordando su estado de shock

“‘Me emocionó tu caso. Me mandó una carta un compañero tuyo, Gustavo Vera (el legislador), y la verdad que te llamo por la fuerza y las ganas de vivir que tenés’.

Yo no sabía qué decirle, y de inocente lo que hice fue invitarlo a mi cumpleaños que iba a ser el sábado”.

El Papa se disculpó por no poder aceptar la invitación ya que vive en Roma, pero le aseguró que muy pronto se verían.

Así, un trabajador proveniente de Lomas de Zamora se sube por primera vez a un avión con destino a Roma. Emocionado, Acuña recuerda el momento que recibe el abrazo del Sumo Pontífice: “Me hizo recordar ese momento que tuve el encuentro con Dios peleando por mi vida”.

Finalmente, Acuña agradece a Pablo Moyano, a Hugo Moyano, a Marcelo Aparicio, ya que gracias a la gestión del gremio y al interés que tuvieron en su caso, pudo vivir este encuentro especial. “Yo quiero volver a la empresa. Cuidaba mucho mi trabajo. No quiero dejar de ser nunca camionero porque mis compañeros nunca me dejaron tirado”.