En el Centro Médico Integral Fitz Roy ofrecemos a las empresas que deciden elegirnos, un servicio de medicina laboral en sus propias instalaciones.

El objetivo de este servicio es generar fluidez e inmediatez entre el especialista médico y los empleados, facilitando un seguimiento diario de la historia médica laboral de cada uno de los colaboradores de las organizaciones.

Este contacto no redunda sólo en beneficio de los empleados que ven protegida su salud de un modo más directo y constante, sino también de las mismas empresas que tienen la posibilidad de contar con un especialista en medicina laboral que detecte de modo temprano los primeros signos de enfermedades laborales y que colabore, junto a otros profesionales, en el diseño de mapas de riesgo y acciones preventivas.

 

Experiencia con la empresa VISA - Campaña Signos Vitales

Campaña Signos Vitales

 

El Centro Médico Integral Fitz Roy ofrece la posibilidad de administrar su consultorio medico laboral in company. Allí, la labor desarrollada está dividida en dos grandes grupos de tareas muy bien definidos. Por un lado, se lleva a cabo un trabajo de asistencia al empleado. Este servicio permite que los dependientes consulten al médico en las instalaciones mismas de la empresa, ante dolencias inculpables (es decir, todo aquel malestar que no se refiera a un accidente laboral)  durante el horario de trabajo, además de la atención de los casos relacionados a la medicina laboral.

Específicamente, el médico laboral in company, desarrolla las siguientes funciones:

 

·        Evaluación de los estudios médicos preventivos del personal

 ·        Coordinación de los exámenes periódicos bianuales.

 ·        Seguimiento de los casos de accidente de trabajo.

 ·        Formulación de estadísticas donde se expresan días de baja laboral de los empleados e incidencia de casos, entre otros datos.

Asimismo, otra tarea que se lleva a cabo en la planta es lo referente al “Programa de Bienestar Laboral”. Dicho programa tiende a llevar herramientas al área de trabajo que permitan al empelado desempeñarse prestando atención a preceptos básicos de la educación para la salud. Complementariamente, estos conocimientos impartidos, pueden hacerse extensivos a su núcleo familiar o demás grupos de trabajos que integren. Estos planes se llevan a cabo a través de comunicados internos, folletería, además de campañas asistenciales presenciales.

Entre estas últimas, cabe mencionar la “Campaña de signos vitales” en la cual, a todos los empleados se les  realizan controles básicos de sus signos vitales a través de un equipo de profesionales, poniéndolos en conocimiento de parámetros básicos a los que deben prestarles atención en sus vidas cotidianas.

Las labores que llevamos a cabo en decenas de empresas que deciden contratar este servicio, son fundamentalmente inspiradas por el principio de trabajo en la prevención de la enfermedad, el seguimiento de los casos nuevos (estén o no relacionado con sus funciones laborales) y el control del tratamiento y la evolución de los casos de accidentes de trabajo.

Es importante destacar el carácter multidisciplinario del servicio, ya que las tareas que se llevan a cabo en la empresa, se realizan en conjunto con los diferentes equipos internos de higiene y seguridad  del trabajo, y contando con el soporte del Centro Médico Integral Fitz Roy como institución de alta complejidad laboral cuando los casos requieren de una atención más específica en las instalaciones de nuestras clínicas.

Es muy importante contar con un servicio de medicina laboral en planta, trabajando de modo coordinado y permanente en la protección de la salud de los trabajadores, a la vez que se reducen las probabilidades de sufrir bajas laborales a causa de enfermedades o accidentes en el ámbito de trabajo.

 

Dr. Jerónimo Wigger