El Centro Médico Integral Fitz Roy se ha convertido en un referente a nivel nacional en materia de salud laboral. Gran parte de este éxito, se debe al altísimo nivel profesional de su staff médico y a un completo programa de capacitación constante.

En el marco de ese  programa, se ha llevado a cabo durante el mes de septiembre en el Servicio de Rehabilitación de nuestra clínica, la Jornada de Terapia Manual basada en los principios biomecánicos de Macconaill y Kaltenborn.

Esta modalidad terapéutica apunta a devolver la funcionalidad entera a una articulación, perdida a raíz de la lesión.

Para profundizar los principios médicos de esta especialidad, diremos que la hipomovilidad articular es una etapa que atraviesa toda lesión. Esta puede estar dada por retracción de la cápsula articular, por falta de lubricación por parte del líquido sinovial, etc.

Una vez que los tejidos dañados se encuentran en buen estado, es necesario que la articulación en cuestión alcance los rangos óptimos de movimiento. Para esto, Kalterborn desarrolló técnicas específicas con movilizaciones intra-articulares, restableciendo los movimientos traslatorios de cada articulación. Estos son micromovimientos imposibles de realizar voluntariamente por uno mismo. Se logran traccionando la articulación en dirección de decoaptación y luego generando el desplazamiento. Claramente, se puede realizar en los dedos de las manos para entenderlo. Se toma la primer falange y se la tracciona en dirección próximo-distal, separándola del metacarpiano con el cual articula.

Estos micromovimientos son necesarios para realizar los macromovimientos que son los que son perceptibles a la vista y se realizan voluntariamente. De este modo, reeducando este aspecto de la movilidad articular lograremos como resultado movimientos armónicos y con un gasto energético adecuado.

El Centro Médico Integral Fitz Roy asigna una trascendencia importantísima a la capacitación permanente de los profesionales que tienen a cargo la salud de sus pacientes. En esta ocasión, como en tantas otras, la idea de disponer cada vez más de mejores técnicas para restablecer el bienestar de un trabajador que ha sufrido una enfermedad, constituye un compromiso permanente de los profesionales que integran nuestro equipo y una política inclaudicable de nuestra clínica.