El pasado 27 de septiembre, el CMIFR participó del 7° Congreso de Seguridad y Salud Ocupacional con una vivencia en primera persona del sistema de riesgos del trabajo.

Pamela Relis, paciente de Rehabilitación del CMIFR, se encargó de inspirar a todos los asistentes del Congreso de la UART contando su experiencia de vida. Junto a la reconocida periodista Débora Plager, y a la Coordinadora del Servicio de Rehabilitación del CMIFR, Andrea Drevniak; dio importantes lecciones de superación al público que la ovacionó en más de una ocasión.

“Mi familia sabe que soy independiente y corajuda. Esto me cambió en el sentido que me siento más poderosa. Me puedo llevar el mundo por delante” sentenció Relis, quien en  marzo de 2015 sufrió un accidente in tinere producto de la delincuencia cuando iba a su trabajo.

Foto-secundaria_Nota-UART-Pamela

Pamela Relis estuvo tres días internada en el Hospital de Vicente López con un pronóstico reservado. Sin embargo, gracias a la gestión de su empleador, Farmacity, articulado con Provincia ART, activaron el traslado inmediato a la Unidad de Terapia Intensiva del Centro Médico Fitz Roy, el cual contaba con el equipo necesario para garantizar su supervivencia y la rehabilitación para lograr su reinserción laboral en el 2017.

Por su parte, Andrea Drevniak explicó que Pamela fue asistida por un equipo interdisciplinario conformado por médicos fisiatras, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, psiquiatras y psicólogos, que desde el principio brindó la contención necesaria para que ella pudiera volver a ser independiente. En este sentido, Drevniak reseñó que  al principio hacían actividades cotidianas como caminar por el radio de la clínica, pasar por los adoquines, entrar al supermercado, bailar; y hoy día Pamela viaja en bicicleta a su trabajo.

“Antes me miraban como bicho raro. Pero a partir de eso, empecé a mostrar la prótesis. Y eso que tengo la cosmética, pero no la quiero usar. Me la probé y dije ‘Esta no soy yo’. El que quiere mirar, que mire. Total, mi pierna está buenísima, es azul. Que miren tranquilos. Me miran de envidia” sentenció Relis dando muestra de su confianza, al tiempo que generaba carcajadas de los asistentes.