Entrevista exclusiva con el titular de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo

El titular de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, el doctor Juan González Gaviola, nos recibió en su despacho para brindarnos su visión sobre el actual fruncimiento del sistema de salud laboral y explicar en qué consiste la oficina de atención al trabajador que la Superintendencia decidió instalar en el Centro Médico Integral Fitz Roy.

 

Dr. Juan González Gaviola

Dr. Juan González Gaviola

El Dr. González Gaviola, detalló los avances de la gestión del último año. En este sentido, detalló que se ha estado trabajando sobre algunos ejes importantes. En primer lugar, la toma de conciencia de modo progresivo, respecto de la prevención. En Tecnópolis, por ejemplo, y con esfuerzo de todos los actores implicados en el sistema, se ha tenido una presencia muy importante que se planea mantener -e incluso aumentar- durante el año 2015. Asimismo, durante la primera semana de mayo, la Superintendencia de Riesgos de Trabajo llevará a cabo “La Semana de la Seguridad” donde habrá talleres de exposición, conferencias magistrales y charlas, con la participación de organismos internacionales, tales como Conferencia Interamericana de la Salud.

Por otra parte, el Dr. González Gaviola resaltó la implementación del “Programa Nacional de Trabajadores Saludables” que contribuye a revertir el viejo paradigma de la salud laboral. “Antes se concebía al área de salud laboral, higiene y seguridad o RRHH, como una estructura burocrática dedicada al control de ausencias justificadas del personal. Nuestro objetivo actual es acercar al empleado con el médico y/o prestador, y el trabajo es el lugar indicado”, nos explica. El programa ha destinado puestos móviles compuestos por equipos multidisciplinarios que se acercan a los trabajadores, para charlar con ellos y detectar posibles factores de riesgo que puedan generar enfermedades, tales como la obesidad, el tabaquismo, o el consumo de sustancias tóxicas. “Con ese contacto directo, no sólo se puede asesorar al trabajador respecto de su salud, sino que también se confeccionan encuestas con un soporte informático que servirán para contribuir en el proceso que nos llevará a la historia clínica electrónica en un futuro”, agrega.

 

Dr. Juan González Gaviola, Dra. Cristina Pantano, Dr. Mario Schusterhoff e Ivan Schusterhoff

Dr. Juan González Gaviola, Dra. Cristina Pantano, Dr. Mario Schusterhoff e Ivan Schusterhoff

Complementariamente, la Superintendencia, ha venido trabajando en el área de control, para lo cual, ha incrementado de forma sustancial la cantidad de inspectores, permitiendo tener un control más riguroso sobre los riesgos a los que se ven expuestos los trabajadores en sus puestos laborales.

Otro eje fundamental sobre el que ha trabajado la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, es el marco normativo. En este sentido, se destaca el esfuerzo conjunto que ha tenido como actores importantes al sector empresarial, a los sindicatos, a las ART y a quienes están encargados de fiscalizarlas. En el marco de doce líneas de prevención por rama de actividad propuestas por la Superintendencia, se han confeccionado manuales de buenas prácticas y se ha establecido un diálogo muy fructífero entre los cuatro actores. El Dr. González Gaviola evalúa muy positivamente este proyecto: “aquellos sectores que han participado de estos grupos de trabajo, han reducido la curva de siniestralidad mucho más que aquellos que no han participado de los encuentros. La disminución de accidentes en la actividad de la construcción, por ejemplo, da cuenta de este éxito”, explica, y agrega: “es muy importante que participemos comprometidos, ya que podemos decir que cada vez se está tomando más conciencia de que la prevención no es un gasto, sino una inversión que genera, incluso, altas tasas de retorno a las empresas”.

Al analizar los desafíos actuales del sistema, el Dr. González Gaviola hace hincapié en el tema de la detección de enfermedades. “En la actualidad, la Ley favorece el eficiente funcionamiento del Sistema respecto de la prevención y tratamientos de accidentes laborales. Sin embargo, hay aún un déficit en lo que respecta a la prevención y detección temprana de enfermedades laborales”. Las enfermedades no transmisibles se encuentran entre las prioridades de la agenda de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, debido a los costos que representan para el presupuesto de salud en todos los sistemas del mundo. “Un seguimiento y posterior registro de las posibles enfermedades no transmisibles o de los riegos a los que están expuestos los trabajadores, permitiría incorporar al Sistema la información necesaria para evitar daños futuros, dando mayor calidad de vida a los empleados y reduciendo costos a las empresas y prestadores públicos o privados”, detalla.

Por último, el Dr. González Gaviola se refirió a la oficina de atención al trabajador que la Superintendencia de Riesgos del Trabajo decidió instalar en el Centro Médico Integral Fitz Roy. Dicho servicio tiene como objetivo asesorar al empleado que haya sufrido un perjuicio en su salud para que éste reciba las prestaciones que corresponden, con la calidad y los plazos que exige la ley, pero sobre todo, para que no sea víctima de asesoramientos externos que vulneren los derechos del empleado y alienten la litigiosidad.

“Hemos detectado que la diferencia de criterio en la determinación del daño que se realiza por vía administrativa y vía judicial, genera un escenario propicio para el aumento de la litigiosidad. Muchos trabajadores sufren contratiempos por recurrir a abogados que los alientan a abandonar tratamientos o extender licencias con el fin de optar por la vía judicial, prometiéndoles el cobro de mayores indemnizaciones”, explica. La Superintendencia de Riesgos del Trabajo, se ha avocado a la tarea de tener presencia en los prestadores y asesorar al empleado, de modo que no sea víctima de estas maniobras que, en definitiva, van en perjuicio de sus propios intereses. “Ante esta situación, la Superintendencia, estimó conveniente encarar una tarea que excediera la mera auditoría médica, para enfocarse también en el área de contención y asesoramiento”, insiste.

En Centro Médico Integral Fitz Roy fue el primer centro médico integralmente dedicado a la medicina laboral, seleccionado para implementar este sistema. “Nos pareció la mejor elección porque el Centro Médico Integral Fitz Roy concentra el mayor número de casos por la cantidad aseguradoras que lo eligen como prestador y nosotros necesitábamos tener una gran muestra de casos para evaluar la evolución del sistema”, destaca.

Los resultados demuestran que el camino elegido es el correcto. Hasta ahora, se ha corroborado una disminución en la cantidad de litigios, contabilizando 1300 casos, cuando hasta hace muy poco, alcanzaban los 2000 por mes. “La oficina de atención al trabajador no sólo beneficia al empleado, sino que redunda en beneficio del Sistema en su conjunto, atacando las prácticas que vulneran su sustentabilidad”, concluye.