Una correcta evaluación y psicodiagnóstico de licencias psiquiátricas resulta siempre beneficioso para el empleado y el empleador.

 

psicopatologia_cmfr

El  aumento  considerable  del  ausentismo  provocado  por  cuadros psiquiátricos en el ámbito laboral, comenzó a perfilarse como un nuevo fenómeno social. Al establecerse este nuevo paradigma se planteó la necesidad de formar un equipo multidisciplinario  para comprender y dar respuesta a este nuevo tema.

Es así que comenzamos a trabajar con psicólogos  y  psiquiatras  especializados en el área laboral, para reflexionar acerca de cuáles serían las mejores herramientas destinadas a la detección, diagnóstico y pronóstico de los diferentes casos.

Como es sabido en medicina laboral, las licencias psiquiátricas suelen ser las más prolongadas pudiendo extenderse, dependiendo de la antigüedad y de la carga familiar, de tres meses a un año con goce de sueldo. (ART 208 LCT). Por eso, es fundamental disponer de un equipo de psicopatología que, no sólo se dedique a controlar la licencia, sino que también logre evaluar activamente cada caso, para acotar  los plazos de ausencia y definir cuando no existe tal patología.

A través del psicodiagnóstico, el profesional puede detectar la autenticidad de una entidad patológica, diferenciándola  de una simulación y definir cuál es la problemática real que subyace al padecimiento. De esta manera, se determina si el paciente amerita una licencia psiquiátrica o no. Por otro lado, y basándonos en nuestra experiencia, muchos de los pacientes que recibimos en Centro Médico Integral Fitz Roy sostienen que su padecimiento  deriva de una circunstancia laboral (stress, mobbing, etc). Sin embargo,  al realizar profundas  entrevistas psicológicas  individuales, semi dirigidas, conducidas por profesionales con una vasta experiencia clínica,  se  develan  los  genuinos  orígenes de la sintomatología. Las causas se encuentran, generalmente, determinadas por la historia del sujeto que, ante la presencia de una situación de tensión en el ámbito  laboral vivenciada de manera conflictiva, puede detonar en una multiplicidad de síntomas, no siendo el lugar de trabajo la causal directa. Se arriba a estas conclusiones gracias a la introducción del Psicodiagnóstico como herramienta, aplicando técnicas psicométricas y proyectivas. De esta manera, es posible obtener elementos para analizar su problemática. La aplicación de esta técnica resulta favorable para todos los involucrados:

  • En principio el empleador, puede comenzar a comprender cuál es la problemática real de su dependiente, dejando de sentirse en muchos casos responsable por la causa de su malestar. Asimismo esta técnica permite acortar el tiempo de una licencia psiquiátrica cuando se detecta que no existe patología que la amerite.
  • El empleado resulta beneficiado ya que el Psicodiagnóstico  permite abrir un espacio de intervención diferente, haciendo que el paciente se sienta escuchado, buscando las causas reales de su malestar y dejando de atribuirlo a cuestiones netamente laborales.

Generalmente, al comprender que el origen de su condición está relacionado con vivencias anteriores, el paciente  decide comenzar un tratamiento psicológico que le permite superar los conflictos y reinsertarte en el mundo laboral.

Nuestra experiencia nos ha enseñado que en muchos casos las licencias son otorgadas por médicos particulares sin tener un diagnóstico certero que justifique la inhabilitación laboral de la persona. De esta forma,  se procede a la psiquiatrización del caso, ubicando al paciente en el rol de enfermo.

Por el contrario,  nuestra postura  profesional no convalida con dicho criterio e intenta evitar que el paciente que cursa la licencia psiquiátrica se identifique con el rol de enfermo, creemos que el trabajo no sólo es generador de identidad, sino también de salud. Según la definición de Freud: “salud es la capacidad de un sujeto para amar y trabajar”. Por lo tanto, no se encuentra dentro de nuestro criterio el inhabilitar como método  de cura. Comprendemos que la inserción y la continuidad laboral, ayudan a la superación y mejoramiento de la sintomatología. Gracias al trabajo en equipo de nuestros psiquiatras y psicólogos, sabemos que es posible lograr ir más allá del control de ausentismo, vislumbrando la complejidad de cada caso clínico, con el fin de que las empresas puedan comprender  sus particularidades y tomar las decisiones que crean pertinentes.