Se conoce como empozoñamiento a los envenenamientos producidos por picaduras y mordeduras de animales e insectos venenosos. El personal del Centro Médico Integral Fitz Roy está capacitado en el manejo de la víctima de un accidente ponzoñoso ocurrido en el ámbito laboral.

 

En Argentina encontramos diferentes especies de animales e insectos ponzoñosos. Se denominan así a aquellos que producen veneno y que tienen la capacidad de inocularlo por medio de estructuras especializadas tales como dientes modificados, aguijones, quelíceros  y cerdas. Sin embargo, solo unos pocos pueden inocular un veneno de alta toxicidad de manera eficiente, los más conocidos son las serpientes, las arañas y los escorpiones.

Este tipo de accidentes son graves pero en muchos casos se pueden prevenir y tratar.  Nuestro país cuenta con Centros Especializados en Venenos Animales así como centros de información, asesoramiento y asistencia toxicológica que conforman la Red Argentina de Toxicología. El Centro Médico Integral Fitz Roy forma parte de esta red.

Las serpientes

El verano es la época del año donde más mordeduras de serpientes se registran. Los trabajadores de las áreas rurales y selváticas son los más expuestos. El sitio de puntura se suele ubicar por debajo de la rodilla.

De acuerdo a los datos del Programa Nacional de Ofidismo, se registran alrededor de 1000 casos anuales. La mayoría son causados por las víboras Bothrops (“yarará”), en menor medida  por la especie Crotalus (“cascabel”), y en un número prácticamente insignificante por las serpientes Micrurus (“coral”). Cada una de estas especies tiene características morfológicas que las diferencian.

Escorpiones

El Ministerio de Salud de la Nación registra un promedio de 7000 casos de picaduras de escorpiones por año.

La especie Trivittatus, pertenencientes al género Tityus, se encuentra distribuida en ámbitos urbanos y representa un problema para la población. Puede encontrarse en galerías subterráneas, cañerías, sótanos, oficinas, depósitos y transporte público. Su color es castaño claro con líneas longitudinales de color marrón oscuro en su dorso y sus pinzas son largas y angostas.

Arañas

El Sistema de Vigilancia de la Salud registra que hay más de 1200 casos anuales de picaduras producidas por arañas que pueden considerarse tóxicas. En primer lugar encontramos a las que son producidas por las que pertenecen al género Latrodectus (“viuda negra”),  en segundo lugar, está  la especie  Loxosceles, (“araña marrón”), y por último, la Phoneutria (“araña del banano”).

Otras arañas del ámbito urbano pueden generar manifestaciones locales transitorias como enrojecimiento, dolor leve, sensibilidad, urticaria y conjuntivitis, entre otros síntomas,  pero no suelen ser peligrosas.

En nuestro país existe producción de antivenenos para las especies Latrodectus y Loxosceles, los envenenamientos provocados por Phoneutria requieren un suero que se adquiere en Brasil.

El Centro Médico Integral Fitz Roy cuenta con un departamento especializado en Toxicología que puede ampliar esta información y/o asesorar, diagnosticar y brindar tratamiento en todos los casos de accidentes y enfermedades profesionales de índole toxicológica.

 

Dra. Viviana Crapanzano

Médica Especialista en Clínica Médica

Médica Especialista en Toxicología

Médica Especialista en Epidemiología

Magister en Control de Plagas y su Impacto Ambiental

Miembro del Grupo de Expertos en Toxicología de SENASA

Docente de la Facultad de Medicina Universidad de Buenos Aires y Morón

Médica del Centro Nacional de Intoxicaciones

 

Bibliografía:

Guía de Diagnóstico y Tratamiento en Toxicología del Centro Nacional de Intoxicaciones(2012)

Guía de Prevención, Diagnóstico, Tratamiento y Vigilancia Epidemiológica del Envenenamiento por Escorpiones (2011)

Guía de Prevención, Diagnóstico, Tratamiento y Vigilancia Epidemiológica de los Envenenamientos Ofídicos  (2011)

Guía de Prevención, Diagnóstico, Tratamiento y Vigilancia Epidemiológica de los Envenenamientos por Arañas (2011)