Una buena alimentación a lo largo del día es importante para mantenerse saludable y el desayuno es la comida más importante para lograr un buen rendimiento intelectual y laboral. Le contamos aquí distintas maneras de estimular un cambio de hábitos positivo en su empresa.

 

desayuno_cmfr

 

Algunos de los síntomas de no alimentarse bien por la mañana son: decaimiento, falta de concentración y mal humor. Esto condiciona el rendimiento…

Por lo general, cuando se habla de productividad se tienen en cuenta los recursos, los materiales, los tiempos establecidos, la formación y capacidad de los trabajadores. La alimentación queda en segundo plano, en ocasiones enmarcada en el ámbito de la vida privada ya que, además de ser una cuestión cultural involucra hábitos y gustos personales. Sin embargo, considerar los beneficios de una buena alimentación es fundamental en el ámbito empresario. La importancia de desayunar Después de 8 ó 10 horas de ayuno, el cuerpo necesita recuperar energía y para ello debe incorporar nutrientes. Muchas funciones del cerebro cambian el ritmo durante la noche y, para activarlas, es necesario el aporte energético de los alimentos. El día se inicia generalmente con baja energía, ello se debe a que el organismo utilizó durante la noche la reserva de glucosa que incorporó con la última comida. La glucosa es uno de los principales combustibles del cerebro, su ausencia empuja al cuerpo a quemar otras reservas energéticas lo que causa múltiples alteraciones en el normal funcionamiento orgánico. Ese es el principal motivo por el cual la ciencia afirma que desayunar favorece el rendimiento intelectual, la concentración, la memoria y otras habilidades mentales. Incorporar alimentos saludables permitirá entonces, iniciar y mantenerse con plena capacidad durante toda la jornada. Por otra parte, diversos estudios han demostrado que quienes desayunan logran mantener el peso corporal ideal y evitan consumir dulces, bebidas y snacks entre horas, previniendo el sobrepeso. Consecuencias de saltear el desayuno Algunos de los síntomas de no alimentarse bien por la mañana son: decaimiento, falta de concentración y mal humor. Esto condiciona el rendimiento ya que la capacidad de expresión, memoria, creatividad y resolución de problemas quedan particularmente afectadas. ¿Cómo preparar un desayuno equilibrado? Según afirman los especialistas, el desayuno debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día. Para que sea equilibrado, deben estar representados como mínimo los siguientes grupos de alimentos: lácteos (leche, yogur, queso, etc.); frutas y cereales (pan, tostadas, cereales de desayuno, galletas, etc…). También pueden participar otros alimentos, como derivados cárnicos y dulces, en cantidades moderadas. Comenzar a ocuparse de generar nuevos hábitos saludables en su empresa es una excelente manera de prevenir enfermedades y generar en los trabajadores nuevos intereses para su bienestar físico, mental y emocional.

¿Cómo elegir?

  • Cereales: proporcionan hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas, minerales y fibras.
  • Lácteos: contienen proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B (principalmente riboflavina o B2).
  • Frutas: aportan hidratos de carbono, agua, vitaminas, minerales y fibra.

Tips para garantizar el desayuno en los trabajadores

Cuidar a los trabajadores y prevenir enfermedades incluye tener en cuenta su alimentación. Le recomendamos
algunas simples acciones que pueden hacer la diferencia:

  • Brindar información: la realización de charlas y jornadas saludables puede darle a los trabajadores, nuevas herramientas para cambiar viejos hábitos. Desde CMIFR ofrecemos la posibilidad de realizar charlas nutricionales in-company con el posterior seguimiento de casos particulares.
  • Utilizar las carteleras: puede poner allí notas de interés sobre nutrición, información sobre distintos alimentos o consejos saludables.
  • Organizar el desayuno: si su empresa cuenta con comedor incorpore nuevas alternativas de desayuno como frutas y cereales. En caso de no tener comedor, organice un desayunador con el ABC de los alimentos recomendados.
  • Dar ideas creativas: apelar a la creatividad para no saltearse esta comida tan importante, por ejemplo, organizar el desayuno la noche anterior dejando todo sobre la mesa.