Cuando existe un gran índice de ausentismo, el error no es precisamente de los empleados, hay que comenzar a prestar atención a otros factores. Si no se actúa a tiempo, este problema puede incrementarse de tal manera que genere gastos fijos muy altos, reduciendo, por lo tanto, la competitividad en el mercado empresarial.

Preocuparse por el bienestar, fomentar el cuidado de la salud física y mental, para que se sientan seguros y en un ambiente agradable es, hoy en día, un punto fundamental.

Hoy las empresas necesitan llevar a cabo medidas integradoras para reducir el ausentismo, aplicando una visión innovadora centrada en lograr un clima laboral de bienestar, que permita articular saludablemente la vida personal y las obligaciones. Lograr la motivación a través de un sentido genuino de pertenencia, es la mejor estrategia. Escuchar, orientar, generar confianza, son algunas de las claves. Compartimos algunos tips para crear un vínculo virtuoso con sus empleados y disminuir las ausencias:

  • Conocer a los empleados: cuando un empleado comienza a ausentarse, es necesario prestar atención a las causas, esté o no justificada su falta. Sugerimos conversar con él, analizar el problema y proponer soluciones.
  • Motivar: incluir a los empleados en decisiones relacionadas con las estrategias del negocio, los hará sentir más valorados y por lo tanto motivados.
  • Informar: utilizar todos los canales de comunicación para generar información y feedback en todos los niveles de la compañía.
  • Alinear objetivos: lograr una visión común, procurando alinear recíprocamente los objetivos particulares de sus colaboradores con los de la empresa, es una buena opción que permitirá que sus empleados aumenten su nivel de responsabilidad, agilicen los ritmos de trabajo, potencien su talento y el sentido de pertenencia con la empresa, lo cual facilitará alcanzar el éxito para ambas partes.
  • Reconocer sus logros: esto hará que sientan ganas de continuar esforzándose a lograr cada vez más y superarse día a día.
  • Conciliar: todos tenemos derecho a una vida equilibrada, hay casos particulares en los que será necesaria cierta flexibilidad, tanto en los horarios como en las responsabilidades de tal manera que el líder y el trabajador estén satisfechos con su mutuo desempeño, sin sacrificar su vida personal.

Algunos estudios han reconocido que esta medida reducen en un 30% el ausentismo. Preocuparse por el bienestar, fomentar el cuidado de la salud física y mental, para que se sientan seguros y en un ambiente agradable es, hoy en día, un punto fundamental. En resumen, es muy importante que los empleados estén conectados con los objetivos generales y al proyecto de la empresa; que haya un vínculo emocional entre el trabajador y la compañía. Cautivarlos, captar su atención, respetar y conocer sus actividades fuera del ámbito laboral son las claves para un equilibrio armonioso entre el trabajo y la vida personal y, consecuentemente, estrategias necesarias para lograr la disminución de ausentismo.