El Centro Médico Integral ha adquirido un nuevo tomógrafo que permite obtener mayor precisión en las imágenes de exploración, elevando la calidad de sus servicios, en un compromiso constante con la salud de sus pacientes.

 

Nuevo Tomógrafo Phillips MX16

Nuevo Tomógrafo Phillips MX16

El Centro Médico Integral Fitz Roy invierte de modo constante en la adquisición de nueva aparatología que permite brindar una mayor calidad en su servicio, teniendo siempre como meta esencial la salud de sus pacientes.

Un ejemplo de esta política de inversión en calidad es el nuevo tomógrafo con el que contamos en nuestra sede de la ciudad de Buenos Aires.

Se trata de un tomógrafo marca Phillips, modelo MX16, cuyas prestaciones se enmarcan dentro de la más moderna tecnología en lo que se refiere a diagnóstico por imágenes en tomografías axiales computadas.
Como el nombre de su modelo lo indica, este tomógrafo cuenta con 16 detectores a diferencia de otros modelos que cuentan sólo con dos. Esto permite que los estudios sean llevados a cabo de una manera mucho más rápida para aquellos casos en los que celeridad en el diagnóstico puede ser indispensable. Gracias a esta característica, es posible explorar a un paciente de la cabeza a los pies en un periodo de tiempo que no excede los 16 segundos. En aquellos casos en los que la visualización debe ser realizada sobre politraumatismos, por ejemplo, y en las que se requiere la menor movilización del paciente, esta posibilidad es sumamente relevante.

Asimismo, se destaca la condición de “multislice”  del aparato. Esto significa que está disponible la posibilidad de realizar cortes de forma helicoidal sobre las imágenes que se exploran. El resultado es la obtención de imágenes volumétricas que brindan una precisión mucho mayor a la hora del diagnóstico.

Por otra parte, la tecnología de la que dispone, habilita la posibilidad de realizar reconstrucciones de las imágenes de forma multiplanar de una altísima calidad de definición.

Además, el Centro Médico Integral Fitz Roy, dispone de un software complementario que permite la obtención de reconstrucciones de las zonas exploradas, diferenciando el tipo de tejido analizado (sean estos óseos, vasculares, vías aéreas, etc) pudiendo ser discriminada las piezas metálicas de fijación. Este recurso, resulta altamente beneficioso a la hora de realizar una acertada valoración de la evolución de fracturas, observando los bordes de la lesión y eliminando de la imagen el artefacto de fijación.

Por último, la bomba infusora de contraste endovenoso, ofrece la posibilidad de realizar estudios angiotomográficos con la posterior reconstrucción de los vasos estudiados.

En definitiva, esta nueva adquisición permite que en el Centro Integral Fitz Roy, podamos llevar a cabo estudios de manera más rápida, más segura y contar con imágenes con la más alta calidad de resolución y de este modo encarar el tratamiento más adecuado para la patología específica de cada uno de nuestros pacientes.

Román Mancini con la colaboración de Andrés Saez