Desde hace unos años, la vacuna antigripal figura en el Calendario Nacional de vacunación. ¿Qué es la gripe y a quiénes afecta? Aquí, la información necesaria para prevenir.

 

campana-vacunacion

 

Como todos los años, durante el mes de septiembre, la Organización Mundial de la Salud, estudia y recomienda cómo deberá estar compuesta la vacuna antigripal para el hemisferio sur, durante la temporada siguiente. Es decir que, en función del desarrollo que ha tenido  la enfermedad durante el invierno boreal, se modifica la fórmula, adaptándola a lo que se prevé será el virus durante el invierno del hemisferio sur, recomendando las tres cepas (dos de influenza A y una de influenza B) que debe contener la vacuna.

En 2014, este organismo internacional, recomendó cambiar dos de las tres cepas que contiene la vacuna para la temporada de invierno de 2015, lo que implica la producción de cada uno de los antígenos y permite brindar los tiempos necesarios de producción a todos los laboratorios.

En nuestro país, la campaña estará disponible al público a partir del mes de abril, de modo que Argentina comenzará a vacunar durante ese mes a todas las personas comprendidas en los grupos de riesgo en forma pública, gratuita y obligatoria.

En esta oportunidad, la recomendación emitida en septiembre de 2014 para todo el hemisferio sur, determinó un cambio en dos de las tres cepas correspondientes a Influenza A H3N2 e Influenza B, y mantuvo la cepa Influenza A H1N1.

La importancia de este estudio que realiza cada año la OMS, radica en la posibilidad de dar a la industria los tiempos necesarios para la fabricación de la vacuna, ya que en este proceso hay varios pasos que deben llevarse a cabo bajo protocolos muy estrictos, y disponer de todos los reactivos que aseguren la efectividad de las formulas modificadas.

El impacto de la gripe en el ámbito laboral: el ausentismo

Más allá de lo expuesto, las ventajas que reporta el suministro de la vacuna antigripal, no sólo se reflejan en un beneficio para la salud de quien se la aplica, sino también, en términos económicos para una empresa.

Aunque en nuestro país aún no se han publicado estudios al respecto, se calcula por ejemplo que entre un 10% y un 17% de las bajas laborales en España son consecuencia de la gripe estacional. Esta enfermedad representa el principal motivo de ausentismo laboral en ese país y conlleva una media de entre 5 y 7 días de ausencia al puesto de trabajo. En términos de costos en horas laborales, las bajas ocasionadas por la gripe suponen anualmente pérdidas de 60 millones de horas de trabajo, lo que se traduce en un coste anual de unos 215 millones de euros.

Es por eso que, tanto en nuestro país como el resto del mundo, las empresas desarrollan estrategias para ofrecer a sus empleados de forma gratuita, o a un muy bajo costo, la posibilidad de formar parte de un programa de vacunación dentro de la compañía, habida cuenta que la probabilidad de contagio de esta enfermedad es 5,72 veces superior entre las personas no vacunadas.

¿Qué es la gripe?

La gripe es una enfermedad producida por un virus que presenta distintos tipos y subtipos, y que puede afectar a cualquier franja de edad de la población. En pacientes jóvenes y sanos puede producir una cuadro febril agudo, con manifestaciones generales (dolores musculares, decaimiento) y respiratorias (tos seca, dolor de garganta) que genera imposibilidad de desarrollar actividades durante 5 a 7 días. En este grupo de población raramente se observan complicaciones graves, pero eventualmente se pueden presentar. En personas mayores de 65 años, en niños menores de 2 años, en personas de cualquier edad con enfermedades crónicas (pulmonares, cardíacas, inmunodeficiencias, diabetes, etc.) o en mujeres embarazadas, la gripe puede producir complicaciones con más frecuencia y conducir a la internación

¿Por qué cambian las cepas?

En la superficie del virus hay moléculas (glicoproteínas) que facilitan su replicación y a la vez cambian periódicamente la composición, lo que le permite al virus evadirse del control del sistema inmune. Estos cambios determinan nuevas cepas que deberán estar incluidas en la vacuna de la temporada correspondiente, para proteger eficazmente a la población.

¿Quiénes deben aplicarse la vacuna?

La vacuna antigripal es recomendada, luego de una consulta médica apropiada, al público en general. Sin embargo, existen ciertos grupos en la población que presentan mayores factores de riesgos y a quienes se les recomienda la aplicación más vehemente. Estos grupos son las personas mayores de 65 años o niños de entre 6 y 24 meses de edad, mujeres embarazadas, personal de la salud y personas de entre 2 y 64 años de edad, que presenten las siguientes características: enfermedades pulmonares o cardiacas crónicas, diabetes, inmunodeficiencias de cualquier origen, obesidad o insuficiencia renal crónica.

¿Dónde puedo vacunarme?

El Centro Médico Integral Fitz Roy organiza todos los años, un programa de vacunación contra la gripe, que ofrece a las empresas. Conscientes de que el suministro de la vacuna reduce en un 43% la tasa de ausentismo del personal, cada vez son más las firmas que eligen vacunar a sus empleados prestando atención a una ecuación de costo-beneficio. Para ello, el servicio se coordina con nuestros profesionales y se procede a la vacunación los trabajadores, ya sea en nuestra sede, o en las instalaciones de las empresas.