Estudios demuestran que los alimentos que consumimos pueden afectarnos en todos los niveles.

Una buena alimentación a lo largo del día es importante para mantenerse saludable y el desayuno es la comida más importante para lograr un buen rendimiento intelectual y laboral. Le contamos aquí distintas maneras de estimular un cambio de hábitos positivo en su empresa.

Suele decirse “Dime que comes y te diré quien eres”, y esto en parte es una gran verdad, porque a través de los alimentos pueden inferirse los gustos de las personas y además conocer cuan condicionados están física y mentalmente. Esto parece algo extremo pero no lo es tanto, ya que la alimentación puede modificar el funcionamiento del organismo.

Estudios recientes que salieron publicados exploraron cuales son las causas neurológicas de los trastornos alimentarios y se determinó que algunos mecanismos biológicos del cerebro pueden contribuir a deterioros importantes de nuestra salud como
pueden ser la obesidad, la diabetes, el consumo excesivo de alimentos altos en calorías, la bulimia y la anorexia. Asimismo estos trastornos influyen en el cerebro disminuyendo la productividad, el rendimiento y el bienestar.

 

alimentacion-desarrollo_cmfr

Estudios y alimentación:

El doctor Timothy Verstynen, investigador de la Carnegie Mellon University junto con sus colegas de la Universityof Pittsburgh, concluyeron en su estudio, que la obesidad afecta la función cognitiva, por lo que un individuo que la padece requerirá un mayor
esfuerzo en cuanto a la toma de decisiones complejas.

“A medida que la gente aumenta de peso, los sistemas de energía del cuerpo comienzan a degradarse y se manifiesta un efecto negativo en los circuitos del cerebro, especialmente en las zonas que son importantes para el control de las conductas impulsivas”, afirmó Verstynen.

Otra investigación a cargo del Dr. Tony Goldstone del Clinical Sciences Centre, Imperial Colleged de Londres, Inglaterra, descubrió que cuando la gente no desayuna, la sección del cerebro que se relaciona con el placer, se activa a través de imágenes de alimentos con alto contenido calórico.

No desayunar de una buena forma, también parece incrementar el consumo de alimentos en el almuerzo, lo cual ratifica la importancia prioritaria que tiene el desayuno en la alimentación diaria, y que es imposible de omitir.

Un estudio dirigido por el Dr. Angelo Blasio de Boston University School of Medicine, sugiere que los medicamentos
utilizados para mantener a las personas con problemas de alcohol y drogas, limpios y sobrios pueden ser capaces de controlar los ataques de hambre sin control.

La diabetes también fue tema de discusión al manifestar que puede dañar la función cerebral, según el informe de la investigación del Dr. Rahul Agrawal. En este estudio se menciona que una dieta con mucho contenido en azúcar puede afectar los receptores
de insulina en el cerebro y por lo tanto dificultar el aprendizaje a nivel espacial y las habilidades relacionadas con la memoria.
La doctora Chiara Giuliano, dio a conocer la existencia de un nuevo tratamiento, en fase de desarrollo, que puede tal vez controlar con eficacia el control de peso y los trastornos alimentarios compulsivos, bloqueando un conjunto de receptores cerebrales
que provocan los antojos y por lo tanto, comer compulsivamente.

Estos trabajos de estudio son altamente provechoso porque de esta forma los investigadores los tomarán como base, además seguir desentrañando el misterio de porque los alimentos nos generan placer y adicción, especialmente aquellos menos
saludables.