El objetivo de este artículo es analizar la incidencia de los vehículos en los índices de mortalidad.

 

Cuando se analiza la siniestralidad laboral, surge una primera clasificación, por un lado, los accidentes ocurridos en ocasión de trabajo (AT), y por el otro, los accidentes in itinere (aquellos ocurridos en el trayecto entre el hogar y el lugar de trabajo y viceversa).

En los gráficos se muestra la composición de los accidentes mortales para los períodos 2008 y 2014, según sea el ámbito en que se produjeron (AT o in itinere), como así también la participación de los vehículos en el acaecimiento de los mismos.

Proporción de fallecimientos según el ámbito en el que se producen

En el año 2008, el 59,9% del total de fallecimientos cubiertos por las ART se producía en el ámbito laboral propiamente dicho, mientras que el 40,1% restante se producía en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar de trabajo. En el año 2014, se observa una caída de 5,2 puntos porcentuales en la proporción de los fallecimientos ocurridos en AT (bajan a  54,7%) respecto de la de los accidentes in itinere. Las últimas cifras disponibles muestran que una amplia proporción (45,3%) de los fallecimientos cubiertos por el sistema se producen en los accidentes in itinere.

Participación de vehículos en el total de fallecimientos cubiertos por el sistema

En el año 2008 la participación de los vehículos en los casos de fallecimiento ascendía a 41,6% (16,1% más 25,5%, suma de las zonas rayadas de los gráficos) mientras que en el 2014 esa proporción alcanzó al 49,7% (17,5% más 32,2%). Es decir, se produjo un crecimiento de 8,1 puntos porcentuales y casi en la mitad de los fallecimientos cubiertos hay participación de vehículos.

Vehículos y accidentes mortales

Entre los 2 períodos considerados (2008 y 2014) también se destaca que mientras los fallecimientos en AT sin vehículos involucrados bajan 6,6 puntos porcentuales (de 43,8% a 37,2%), en el caso de los AT con participación de vehículos aumenta 1,4 puntos. El aumento es más pronunciado aun cuando el análisis se centra en los accidentes in itinere, en los que se produce una leve baja (1,5 puntos) en aquellos en los que no hay vehículos involucrados y una importante alza en aquellos en los que hay vehículos involucrados (6,7 puntos).

Otros factores en los accidentes in itinere

Comúnmente se asocia a los accidentes in itinere con los accidentes de tránsito. Esto es así en el 70% de los casos, el 30% restante involucra otras formas: un 20% a diferentes formas de golpes y caídas y el 9,4% corresponde a agresión con armas (es decir, el 4,3% del total de fallecidos).

 

¿Qué ocurre en el caso de accidentes con secuelas incapacitantes?

En aquellos casos en los que, producto del accidente, quedan secuelas en el trabajador, se puede observar que los accidentes que involucran vehículos tienen una gravedad mayor, generando un 34% más de puntos de incapacidad promedio que el resto de los accidentes.

El promedio de días caídos también es un dato a destacar: los accidentes con vehículos implican un 36,5% más de días caídos promedio que el resto.

Se concluye entonces que existe una gran incidencia de los accidentes que involucran vehículos, provocando la mayor cantidad de muertes en el sistema como así también, mayores incapacidades y días caídos que los demás accidentes.