A María Belén González la atropellaron tres veces. Su estado era crítico pero el equipo de profesionales que la atendió en el Centro Médico Integral Fitz Royle permitió retornar asus actividades laborales.

 

 

María Belén González es una joven policía de 23 años que estuvo internada dos meses en el Centro Médico IntegralFitz Roy luego de que un grupo de delincuentes la atropellara tres veces para robarle su arma reglamentaria.

Su estado era reservado. Ingresócon múltiples fracturas, trauma cerrado de tórax, de abdomen, de cráneo y pérdidade sangre. Su vida corría riesgo y el accionar conjunto de todo el personal  fue fundamental para salvarla.

La rehabilitación comenzó en terapia intensiva con cuidados posturales, previniéndole secuelas y movilizándola. Cuando el cuadro clínico permitió que pase a sala trabajaron sedestación y miembros superiores, ambos estaban fracturados. Con mucho esfuerzo, voluntad y dedicación de todos los que la acompañaron en este proceso pudo dejar la asistencia y recobrar su autonomía.

Las palabras de María Belén, “cuando estoy caída ellos me levantan. Vos podés, Belén, vos podés”,  y de la familia, “todo el personal nos daba fuerza, nos sentimos muy contenidos”,  se entremezclan como un eco dejando en claro que sin este apoyo hubiera sido muy difícil para ella salir adelante. No solo curaron su cuerpo lastimado, le dieron la fe que necesitaba para luchar por su recuperación.

“Son ángeles para mí. Son personas que Dios las puso en mi camino. Son especialistas, profesionales, personas increíbles con un trabajo y una trayectoria hermosa que tienen junto a sus pacientes”.

La violencia  dejó casi al borde de la muerte a María Belén González. El Centro Médico Integral Fitz Roy le permitió a esta joven construir el camino paracumplir su sueño de retornar a la fuerza policial, sueño que le dio fuerzas durante su internación.