Según un estudio realizado por la consultora McKinsey recientemente, una de las principales razones por las que un trabajador puede no estar alcanzando su máximo potencial no tiene que ver con conocimiento, sino por motivos que tienen que ver con su cuerpo. Es que la salud también puede ayudar a tener un mejor desempeño y a tener éxito en el trabajo. Aquí 4 tips que pueden servirte para aumentar tu salud física y psíquica.

Activate. Después de un duro día de trabajo todos queremos llegar a casa y tirarnos a descansar, pero un poco de actividad física puede hacerte muy bien. Cambiá el sillón por salir a caminar o correr o ir al gimnasio. La actividad física no agota la energía sino que la renueva. Aunque sea cambiá el ascensor por las escaleras o bajate del colectivo un par de paradas antes.

Recuperate. Dormir es totalmente necesario, tenemos que alternar ciclos de trabajo y momentos de descanso para ser más productivos.

No te distraigas. La mayoría de las personas multitareas pierden fácilmente el foco en las actividades que están realizando. Mucha información no equivale a verdadero conocimiento, no hay que perder la atención en lo que nos ocupa. La atención se pierde fácilmente y más aún teniendo el teléfono sobre el escritorio.

Cargá combustible. No pases por alto ninguna de las comidas. Cómo, cuándo y el qué comemos no es algo que haya que dejar al azar. Es importante aportar azúcar a nuestro cuerpo y beber agua a lo largo del día.

Fuente: https://www.observatoriorh.com/salud-laboral/39610.html